. . .

Algunos dicen que una vez que todas las piezas de un barco han sido reemplazadas ya no se trata del mismo barco. Así que luego de dos cambios de arquitectura en menos de 20 años, es posible que la esencia Macintosh haya desaparecido de la nueva línea Mac.

Pero Apple está logrando un viejo objetivo; controlar completamente el hardware y el software que se ejecuta en sus equipos. Así como lograr un ecosistema homogéneo entre todas sus líneas de producto.

En noviembre pasado Apple ha lanzado su primera generación de portátiles con procesador basado en la arquitectura ARM, luego de años de rumores. De este modo abandona 15 años de colaboración con Intel y se aventura en aguas desconocidas, pero prometedoras.

Las primeras Macs con Apple Silicon

Las primeras Mac con chips de Apple Silicon son las MacBook Air, MacBook Pro y Mac mini en sus modelos “Late 2020”. Todas utilizan el chip M1, que es el primer chip de Apple basado en ARM y fabricado a medida para estos equipos.

El M1 es el primer «System on a Chip» (SoC) de Apple para el Mac, e integra varios componentes diferentes, incluyendo la CPU y la GPU (ambas de 8 núleros), la memoria unificada (RAM), el motor neuronal y varios controladores de entrada y salida.

El chip M1 es también el más potente que Apple ha creado hasta la fecha, y es similar al chip A14 de los últimos modelos de iPhone y iPad Air. Fue construido en un proceso de 5 nanómetros por Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC).

Esto lo convierte también en el primer chip para portátiles fabricados a 5 nanómetros, lo que influye positivamente en la eficiencia energética y duración de la batería. Ésta última es de casi el doble que en los últimos modelos con procesador de Intel.

¿Por qué Apple se cambia a ARM?

En resumen, Apple está adoptando sus propios chips de Apple Silicon para hacer mejores Macs. Los chips de Apple traen un nuevo nivel de rendimiento con Macs más potentes y también son más eficientes en cuanto a energía.

Apple tiene años de experiencia en el diseño de chips de bajo consumo gracias a su trabajo en el iPhone, iPad y Apple Watch, todos los cuales utilizan chips de diseño ARM personalizados por los ingenieros de Apple.

Apple ha logrado grandes avances en el rendimiento del procesador a lo largo de los años, y sus chips son ahora más que suficientemente potentes para ser usados en las Macs. Otros diseños basados en ARM están comenzando a asomar, y quizás veamos algo de competencia a finales de 2021

Pero hay otras razones por las que la compañía decidió alejarse de Intel, y eso incluye todas las tecnologías personalizadas que están incorporadas en Apple Silicon para aumentar aún más las capacidades de la Mac y hacerla sobresalir de la competencia.

Integración completa entre hardware y software

La profunda integración entre el software y el hardware siempre ha hecho que los iPhones se destaquen de otros smartphones, y lo mismo es cierto para la Mac. Las Macs y el MacOS forman un dueto virtuoso como una llave y su cerradura, siendo Apple el equivalente a un especialista como el de Cerrajeros Manresa.

Los chips personalizados de Apple proporcionan la mejor seguridad de su clase y capacidades gráficas de alto rendimiento para aplicaciones y juegos profesionales. Pero lo mejor de todo es que el cambio apenas ha significado sacrificios.

Con Apple diseñando sus propios chips para dispositivos iOS y Mac, existe una arquitectura común en todas las líneas de productos de Apple, lo que facilita a los desarrolladores escribir y optimizar el software que se ejecuta en todos los productos de Apple.

Compañías como Adobe y Microsoft están trabajando en aplicaciones que se ejecutarán de forma nativa en Apple Silicon, al igual que otros desarrolladores de terceros.

Mientras tanto una capa de compatibilidad, Roseta, será la encargada de permitir ejecutar aplicaciones escritas para la arquitectura anterior. Y los resultados son mucho mejores de lo que la mayoría esperaba. El amanecer de la era ARM en ordenadores personales ya es un hecho.

error: Content is protected !!